Reflexología Podal

 

Definición: Es una técnica terapéutica no invasiva que consiste en la aplicación de masajes específicos en puntos, zonas y áreas reflejas de los pies. La Reflexología Podal involucra cuerpo, mente y espíritu.

 

Breve historia: El orígen del masaje de las zonas reflejas, Reflexología Podal, se remonta a miles de años y a parte de numerosas culturas de la antigüedad. Encontrando referentes en Extremo Oriente: Egipto, India, China y Thailandia, como en la cultura incaica y en la antigua Roma. Los primeros documentos de este tipo de masaje son el siglo XVI.

 

El sistema zonal vigente en la actualidad fue desarrollado por el médico norteamericano Dr. Fitzgerald (1872-1942) a principios del siglo XX. Éste consideró que cada acción que se ejerce sobre una de las zonas reflejas genera una respuesta energética en los órganos y partes del cuerpo correspondientes, es decir, que manipulando a través del masaje dichos puntos, bien estimulando o sedando, según el caso, estaremos tratando la parte correspondiente del ser humano, consiguiendo prevenir enfermedades y aliviar dolencias.

 

¿Cómo me ayuda la Reflexología Podal? Ésta pone en funcionamiento la capacidad del paciente de cambiar lo que tiene en su interior, eliminando no sólo el síntoma sino la causa que lo originó.

 

¿Quiénes pueden recibir el masaje? Todos en general, niños, adultos, ancianos, pasando por todas las etapas de crecimiento, desarrollo y maduración. Personas sanas que encontrarán en la Reflexoterapia una aliada para mantener su salud y bienestar y personas faltas de salud, de equilibrio emocional, de energía, que irán progresivamente recuperándose de sus aflicciones, mejorando su calidad de vida y su estado de ánimo.

 

Indicaciones: En un principio el masaje reflejo está indicado para toda clase de alteraciones e incluso sin haber ningún tipo de problema se puede utilizar como herramienta preventiva, pero está contraindicado en casos de flebitis, trombosis en pies y piernas, gangrena, heridas y úlceras varicosas, infecciones agudas graves y fiebres altas, los tres primeros meses de embarazo y en aquellos que sean problemáticos, infecciones micóticas externas del pie (hongos) y en urgencias que requieran tratamiento médico.

 

Beneficios de la Reflexología Podal: En estos tiempos el tipo de alimentación, el estrés, el ritmo de vida...nos producen una serie de patologías que esta terapia puede mejorar y en algunos casos solucionar. A parte de aliviar esas dolencias concretas, con la Reflexología se pueden obtener otros beneficios como:

 

  • Induce a un profundo estado de relajación.
  • Estimula la energía vital, liberando bloqueos y haciéndola circular de forma equilibrada.
  • Mejora la circulación sanguínea y linfática, evitando que se atasquen las sustancias de desecho de los tejidos.
  • Depura y limpia el organismo de sustancias tóxicas.
  • Favorece la respiración y nutrición celular.
  • Reduce el estrés, tensión y ansiedad.
  • Normaliza las funciones orgánicas, glandulares y hormonales.
  • Estimula las defensas del organismo.